Now Reading
Trastorno de Interacción de Adicción (AID)

Trastorno de Interacción de Adicción (AID)

 

 

 

La mayoría de los adictos de hoy se enfrentan a más de una adicción. Muchas de estas adicciones coexisten, interactúan, se refuerzan y fusionan en un proceso llamado trastorno de interacción de adicción (AID).

Estudios indican que menos del 17 % ( 5-6 % ) de los adictos sólo tienen una manifestación.

80 % de todas las recaídas se deben a manifestaciones de adicciones no descubiertas o diagnosticadas.

Las adicciones coexistentes a las drogas y el alcohol, el juego, el sexo, la comida, el trabajo o Internet pueden volverse crónicas y progresivas si no se identifican ni se tratan. En una encuesta de pacientes del centro de rehabilitiación Caron sobre conductas compulsivas, el 45.4% admitió haber luchado con una o más formas de conductas compulsivas durante los últimos 30 días (sexo, alimentación o juegos de azar). Este estudio señala la importancia de reconocer qué otras adicciones pueden coexistir con una dependencia química. Si no se diagnostica ni se trata, la AID pone a las personas en alto riesgo de recaída crónica.

 

Es importante saber que si no se tiene otra adicción que coexista con la adicción principal, las otras adicciones pueden ocurrir una vez que se haya detenido la adicción de consulta. Estas adicciones pueden interactuar o reemplazarse entre sí, y «fusionarse» juntas y es algo que toda persona con una posible adicción debe tener en cuenta.

El Dr. Patrick Carnes PhD, experto en adicciones sexuales, en 2011 introdujo el concepto de interacción de adicción y fue refinado por Rob Weiss. En palabras de Patrick J. Carnes; las adicciones más que coexistir, interactúan, se refuerzan, se vuelven parte una de la otra. Se convierten en paquetes.

Patrick Carnes produjo datos que conectaban la adicción al sexo con otras adicciones. En un estudio publicado en 1991, siguió una muestra de 932 adictos al sexo. Dentro de esa muestra, el 42% informó dependencia química, el 38% informó un trastorno alimentario, el 28% informó trabajo compulsivo y el 26% informó gasto compulsivo. Como parte de su recuperación, también identificaron múltiples adicciones en sus madres (22%), padres (40%) y hermanos (56%). Con el tiempo, numerosos estudios han documentado la comorbilidad de la adicción al sexo y otras adicciones.

Por lo tanto, si una persona tiene una adicción al sexo, la existencia de otras adicciones y el riesgo de futuras adicciones deben ser evaluados. Además, dado que las adicciones son un trastorno de interacción parecen tener causas comunes, esas causas, y no sólo las adicciones, deben tratarse. Cuando hay AID, si no se incluyen múltiples adicciones en el plan de tratamiento y no se abordan las causas de la adicción, entonces se reducirán las posibilidades de recuperación.

 

Hay múltiples formas en que las adicciones pueden interactuar entre sí. Un post publicado el 18 de abril de 2016 por Paradise Creek Recovery Center describe brevemente algunos de ellos.

 

Reemplazar una adicción por otra

Primero, pueden reemplazarse entre sí. En este caso, una persona puede «recuperarse» de una adicción y reemplazarla con otra adicción, ya sea de inmediato o después de un tiempo. Por ejemplo, una persona con una adicción al sexo puede recuperarse ostensiblemente, tener relaciones sexuales saludables y monógamas, pero reemplazar la adicción por otra adicción, como el trabajo compulsivo o el juego, perpetuando así un comportamiento arriesgado y peligroso.

 

Tolerancia cruzada

Si el reemplazo ocurre rápidamente y la nueva adicción participa en niveles altos, esto es un signo de tolerancia cruzada. En otras palabras, una persona tiene una alta tolerancia a una adicción, y cuando comienza la nueva adicción, su nivel de tolerancia ya es alta.

 

Otra forma de tolerancia cruzada es cuando la tolerancia a dos o más adicciones aumenta al mismo tiempo. Ejemplos de esto son tener un número creciente de encuentros sexuales mientras beben más a menudo, o ambos gastan compulsivamente más dinero y comen más alimentos.

 

Una adicción para disminuir la abstinencia de otra

Tercero, las adicciones pueden mediar los retiros. El ejemplo expuesto en «Negociaciones con el caos: adictos al sexo y trastorno de la interacción de adicciones» por Patrick Carnes, et al., es de los alcohólicos que fuman en las reuniones de Alcohólicos Anónimos. Los cigarrillos alivian el dolor de la abstinencia de alcohol, pero siguen siendo una adicción y Todavía constituyen un riesgo para la salud.

 

Comportamiento adictivo simultáneo

Cuarto, las adicciones pueden «fusionarse» o volverse dependientes entre sí para crear la recompensa necesaria. La fusion se describe cuándo se desarrollan adicciones al mismo tiempo. Los ejemplos serían cuando una persona siempre bebe cuando juega, pero nunca bebe o juega sin hacer lo otro, o cuando fuma mientras compra compulsivamente en línea. Dice Carnes, «Ninguna adicción por separado es suficiente: sólo el uso simultáneo es suficiente».

 

Hay otras formas en que las adicciones pueden interactuar, pero las presentadas anteriormente dan una idea de la importancia de abordar el trastorno de interacción de adicción en cualquier programa de terapia. Como se puede ver, una persona que busca superar la adicción será mejor atendida cuando se la analiza para detectar adicciones múltiples y el riesgo de futuras adicciones. Los resultados del examen deben incluirse en un plan de tratamiento integral que aborde (1) todas las adicciones del cliente y (2) las causas de esas adicciones.

La búsqueda patológica de una persona de recompensa, alivio o ambos mediante el uso de sustancias y otros comportamientos altera las vías neuronales, la plasticidad cerebral y el cableado cerebral. La interacción implica que las neuronas se fusionen y se unan entre sí; el adicto, cuando ya no es posible participar en comportamientos adictivos, experimenta una disminución de la dopamina  (y posiblemente otros neurotransmisores dependiendo de cuál sea el efecto conductual), lo que provoca una sensación de «choque» o abstinencia, lo que obliga a la persona a volver a participar en el comportamiento eufórico original (Milkman y Sunderwirth, 1987). Los resultados de las adicciones combinadas pueden ser impredecibles, más riesgosos e incluso mortales cuando los elementos de la adicción compiten en el cerebro.

Los medios de comunicación revelan constantemente casos de personas que participan en patrones de comportamiento que implican el uso de sexo y drogas y ponen en peligro su bienestar, integridad e incluso sus vidas. Por ejemplo, Jared Fogle fue sentenciado recientemente a 15 años y ocho meses de prisión por múltiples cargos de conducta sexual inapropiada con menores. Durante su audiencia de sentencia, un psiquiatra forense que se reunió con él dijo que creía que la antigua adicción a la comida y la obsesión de Jared por perder peso pueden estar relacionadas con un trastorno de hipersexualidad.  Esta noticia fue recibida con mucha indignación por el público, quien percibió que esto era una «excusa» por su inexcusable comportamiento. Sin embargo, si bien dicho diagnóstico no indica que uno no debería sufrir consecuencias por sus acciones, hay algo de cierto en la posibilidad de que una adicción caiga en cascada o interactúe con otras adicciones».

Cada vez hay más pruebas científicas de que la adicción es un trastorno cerebral que puede causar múltiples problemas. Para aquellos que luchan con el trastorno, tener más de una adicción es más la norma que la excepción.  Las alteraciones en el centro de recompensa del cerebro podrían conducir a percepciones distorsionadas sobre las personas, los lugares y las cosas, así como interferir con la capacidad del cerebro para procesar los sentimientos. Además, los circuitos en el cerebro que se encuentran en el centro de recompensas tienen rutas a la parte del cerebro que afecta la memoria, el juicio y nuestro intelecto.

Si no se abordan todas las adicciones de un paciente durante el tratamiento, con el objetivo de reducir el punto de ajuste de dopamina y tratar otros trastornos concurrentes, como la ansiedad y la depresión, la probabilidad de recaída aumenta exponencialmente.  Se debe aplicar un enfoque integral multifacético para el tratamiento.  Este enfoque contempla educación sobre la necesidad de abordar los comportamientos compulsivos además del problema de drogas para poder iniciar la recuperación y prevenir la recaída, Se analiza detenidamente qué otros comportamientos compulsivos o adicciones pueden estar contribuyendo a la adicción química y proporciona al individuo una comprensión más amplia de los posibles factores de riesgo. Se utilizan múltiples herramientas de detección.  A partir de estas evaluaciones, hay una imagen más clara de las adicciones y los trastornos que padece el paciente. Debido a la naturaleza interactiva de las adicciones múltiples, es necesario utilizar un enfoque de tratamiento multidisciplinario integrado: consejeros de adicciones, psicólogos, psiquiatras, consejeros espirituales, nutricionistas, equipo médico de enfermeras y médicos.

Se busca desarrollar habilidades para evitar desencadenantes de recaídas y reconocer signos de recaída, abordar los comportamientos compulsivos en un formato de 12 pasos, habilidades que fomentan comportamientos saludables sobre comportamientos compulsivos y un plan de cuidado continuo.

La mayor parte de los centros basan la filosofía del tratamiento en los 12 Pasos y las prácticas basadas en evidencia; por ejemplo, TCC (terapia cognitivo-conductual), práctica de atención plena y MI (entrevista motivacional). Además, a los pacientes se les ofrecen grupos especializados, como grupos y tareas de interacción de adicciones, series de conferencias de 12 pasos, grupo de familia de origen, grupo de búsqueda de seguridad, crianza, imagen corporal, dolor y pérdida. Resolución de traumas, técnicas de atención plena, terapias experimentales (por ejemplo, cursos de equitación y desafíos) y terapia familiar, permite encontrar los problemas centrales que desencadenan sus comportamientos adictivos y resolverlos. Si bien el tratamiento del paciente variará según las circunstancias de cada individuo, es importante informarles si coexisten múltiples adicciones. Además, la psicoeducación ayuda a los pacientes a superar la vergüenza y «normalizar» el comportamiento en función de su historia. También es esencial identificar desencadenantes de recaídas, situaciones de alto riesgo, signos y síntomas de recaídas, patrones repetitivos y pensamiento de recaídas y desarrollar intervenciones para abordar estos problemas junto con un plan de atención continua integrado. Se alienta a los pacientes y a sus familiares a asistir a programas de Educación Familiar. El objetivo es educar y ayudar a la familia a comprender la enfermedad de la adicción al tiempo que brinda apoyo y aliento para su parte del proceso de recuperación.

 

 

Isabel Nino-de-Guzman, Ph.D., LP, CSAT-S Addiction Interaction Disorder https://www.gentlepathmeadows.com/addiction-interaction-disorder/

1Carnes, Patrick J., PhD. «Trastorno de interacción de adicción: comprender las adicciones múltiples». Http://www.iitap.com/images/Addiction_Interaction_Disorder101.ppt. Archivo de Power Point.

2Carnes, Patrick, Robert Murray, Louis Charpentier. «Negociaciones con caos: adictos al sexo y trastorno de interacción de adicciones». Adicción sexual y compulsividad, 12: 79–120, 2005.

View Comments (0)

Leave a Reply

Tu email no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir hacia arriba