Quemar Grasa como Combustible es Nuestro Estado Metabólico Natural

Clasificado en: Nutrición
WhatsApp Image 2019-06-23 at 20.09.54 (1)

La capacidad de nuestro cuerpo de usar grasa para obtener energía está incorporada en el ADN.

Nuestros antepasados ​​eran, en general, quemadores de grasa. Necesitaban esta capacidad para sobrevivir largos períodos de tiempo durante los cuales los alimentos no estaban fácilmente disponibles. Cuando comían, su comida se almacenaba como grasa en su cuerpo, de modo que cuando llegaba el momento en que la comida no estaba disponible, se podía utilizar esa reserva de grasa.

Este proceso ha permitido a la especie humana evolucionar y prosperar durante miles de años. Los seres humanos podían pasar períodos prolongados de tiempo sin comer porque sus cuerpos estaban adaptados a la grasa. Necesitaban mantener ciertos niveles de glucosa, tal como lo hacemos hoy, pero el cuerpo era lo suficientemente eficiente como para mantener la homeostasis del azúcar en la sangre sin una ingesta constante de alimentos. Algunos órganos, como el cerebro, requieren un poco de glucosa, pero incluso cuando los humanos no tenían acceso a alimentos altos en glucosa, el cuerpo la producía rápidamente a través de un proceso llamado gluconeogénesis. Hoy si tu cuerpo requiere glucosa y no está presente en la dieta, el cuerpo lo fabricará. Por esta razón, puedes confiar en que tu cuerpo está trabajando para mantenerlo en equilibrio y mantener un estado alto de salud.

Por ejemplo el cerebro; es el órgano que utiliza la mayor cantidad de energía; consume alrededor del 20% de la energía de tu cuerpo a pesar de que su masa es aproximadamente solo el 2% de tu cuerpo. Históricamente, cuando los humanos experimentaban tiempos de hambruna, era necesario que el cerebro funcionara con cetonas. Las cetonas, también conocidas como “cuerpos cetónicos”, son subproductos que se liberan cuando el cuerpo descompone la grasa en energía, un proceso que ocurre cuando la ingesta de carbohidratos es baja. El metabolismo de los cuerpos cetónicos también estimula la producción de antioxidantes y “activa” los genes antiinflamatorios que pueden mejorar la salud y el bienestar general (en términos de energía, sueño, concentración mental y estado de ánimo). Tus genes ya poseen la información para inducir este proceso metabólico, solo tenemos que proporcionarle el entorno perfecto.

Con el aumento de carbohidratos y azúcares en nuestra dieta moderna, en especial en los últimos años, la mayoría de las personas han perdido la capacidad de usar cetonas y, en su lugar, la mayoría quema glucosa.

¿Se puede pasar más de unas pocas horas sin antojos, cambios de humor, mareos, dolores de cabeza o temblores debido a la falta de alimentos? Si necesitas comer cada dos o tres horas, es probable que sea una señal de que quemas azúcar.

Cuando quemamos azúcar en lugar de grasa como combustible

Si bien la glucosa es una buena fuente de combustible inmediato, la dependencia de ella como su única fuente de energía tiene muchas desventajas. La glucosa se libera de la descomposición de los carbohidratos. Cuando comes carbohidratos, se digieren en moléculas de glucosa que las células utilizan para obtener energía. La glucosa en sí misma puede dañar las células si las concentraciones son demasiado altas, y el cuerpo la usa inmediatamente o almacena este combustible adicional para más adelante.

La insulina es la hormona que se comunica con las células para tomar la glucosa. y almacenar el exceso como grasa o, en cantidades más pequeñas, como glucógeno en el hígado y los músculos. Después de comer una comida rica en carbohidratos, el cuerpo experimenta un aumento en el azúcar en la sangre, seguido rápidamente por un aumento en la insulina. Lo que sientes como un torrente de energía es simplemente mucha glucosa inundando tus células. Sin embargo, no es energía real fabricada de forma innata dentro de tus células. Debido a este aumento superficial en la energía externa proveniente de la glucosa, es de corta duración, y luego se libera insulina en las cantidades necesarias para coincidir con la cantidad de azúcar que circula en el torrente sanguíneo, elimina todo el exceso de glucosa en la sangre y la almacena en las células. Cuando el exceso de glucosa se almacena para su uso posterior, tus niveles de energía caen. Muy pronto, volverás a tener hambre porque tu cuerpo requiere fuentes adicionales de combustible para continuar funcionando. Cuando esto sucede, tienes hambre o experimentas signos de bajos niveles de azúcar en la sangre. Estas son señales de tu cuerpo que te dicen que comas para aumentar tu nivel de azúcar en la sangre nuevamente. Puedes interpretar esta bioquímica como antojos de algo dulce o un alimento placentero habitual. Pero tan pronto como comes más carbohidratos, el ciclo se repite. Muchos de nosotros entendemos esta lucha.

Afortunadamente, hay una manera de romper este ciclo adictivo de dependencia de carbohidratos, esto es la dieta cetogénica.

El problema es que la dependencia de la glucosa no te permite descomponer la grasa de tu propio cuerpo, que es una fuente de energía más rica. Imagina cómo se sentiría liberador si pudieras deshacerte de los antojos, la dependencia constante de tener que comer algo para sostener la energía o beber café o bebidas energéticas. Cuantos más carbohidratos y azúcar consumas, menos podrás aprovechar el almacenamiento de grasa de tu cuerpo. Si quieres contar con la capacidad de quemar la energía almacenada en exceso de grasa en el cuerpo, primero debes asegurarte de que tus niveles de insulina sean bajos.

Cuando tu insulina está alta, le “bloquea” el acceso a la grasa de tu cuerpo para obtener energía. Cuanto más tiempo estén presentes los niveles elevados de insulina, hay más probabilidad de que tu cuerpo se vuelva resistente. Así es como se desarrolla la resistencia a la insulina y eventualmente conduce a la diabetes tipo 2; esta condición es el polo opuesto de ser un quemador de grasa.

Si eres una persona con diabetes o estás en riesgo de desarrollarla, te sugiero a que nos pidas una hora e invites a tu endocrinólogo o médico general para que forme parte de tu equipo a medida que avanzas en este proceso de transformación. Convertirse en un quemador de grasa ha ayudado a miles de personas a dejar los medicamentos.

¡Por eso es que este proceso puede ser transformacional a ese nivel! Asegúrate de hablar con médico si actualmente estás tomando medicamentos, ya que es posible que necesites modificar la dosis.

Cómo puede volver a quemar grasa como combustible

Los niveles de insulina aumentan después de comer carbohidratos, y también, aunque en menor medida, después de comer proteínas. La grasa causa una liberación mínima de insulina, si es que la hay. Si te adaptas a la grasa, podrás utilizar grasas de la dieta y la que está almacenada como tus principales fuentes de energía. Del mismo modo, evitarás los choques de insulina y la montaña rusa de azúcar en la sangre. Tus niveles de glucosa se equilibrarán y volverás a reprogramar tu fisiología para preferir las grasas en lugar de las azúcares. Es un enfoque claro y simple para acceder a tu salud ancestral y usar tu grasa de manera eficiente para que tus órganos y tu cerebro funcionen correctamente.

¿Te gustó esto? Entonces compártelo 🙂

Recientes

1 Comentario. Dejar nuevo

Responder a Scarlett Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
Para saber más y ser notificado del lanzamiento, ingresa tus datos a continuación
Registrate