Now Reading
Nutrición y Depresión

Nutrición y Depresión

De acuerdo al artículo Alimentos antidepresivos: un sistema de perfil de nutrientes basado en la evidencia para la depresión, de los investigadores Laura R LaChance y Drew Ramsey publicado en la World J Psychiatry. 2018 Sep 20, una serie de nutrientes están implicados en la fisiopatología de la depresión, por ejemplo: los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, las vitaminas B, el zinc, el magnesio y la vitamina D[1][2].

 

Las deficiencias de estos nutrientes pueden causar síntomas depresivos, y en forma de suplemento se usan en el tratamiento clínico[3][4]. La literatura reciente sobre nutrición y psiquiatría ha pasado de estudiar nutrientes individuales a evaluar los patrones dietéticos generales. Los estudios epidemiológicos prospectivos han encontrado repetidamente que los patrones dietéticos «tradicionales» o de «alimentos integrales» están significativamente correlacionados con una disminución de la prevalencia y la incidencia de trastornos o síntomas depresivos.

 

Se ha encontrado que un patrón dietético occidental está asociado con un mayor riesgo relativo de la despresión[5] , [6], [7]. El estudio de cohorte SUN siguió a 10.094 estudiantes universitarios durante 4 años y descubrió que aquellos con la mayor adherencia al patrón dietético mediterráneo (MDP) mostraron una reducción de más de 30% en el riesgo de desarrollar depresión durante el período de estudio en comparación con los participantes con la menor adherencia al patrón dietético mediterráneo[8]. Los estudios de dietas tradicionales en Japón, Noruega y China encontraron resultados similares[9], [10] .

 

Una revisión sistemática y un metanálisis de las intervenciones de dieta completa para los síntomas de depresión y ansiedad intentados por Opie et al encontraron que la heterogeneidad de los estudios impedía el análisis. Sin embargo, entre el 47% de los estudios que encontraron un impacto positivo de una intervención dietética, las recomendaciones comunes fueron aumentar el consumo de frutas, verduras, fibra y pescado[11].

 

El asesoramiento dietético utilizado como control activo en un ensayo de terapia centrada en problemas para la prevención de la depresión en 122 adultos mayores con síntomas depresivos subsindrómicos, encontró una reducción significativa y sostenida del 40% en las puntuaciones del Inventario de Depresión de Beck a los dos años en participantes que recibieron 5,5 horas de coaching alimentario durante 6-12 semanas[12].

El ensayo SMILES (Apoyando la Modificación del Estilo de Vida en Estados Emocionales Bajos), el primer ensayo controlado aleatorio de una intervención dietética para tratar el trastorno depresivo mayor, descubrió que la prescripción de una dieta mediterránea modificada como tratamiento adyuvante resultó en un 31% logrando la remisión en comparación con el placebo y un número necesario para tratar de 4.1 [13].

 

La salud del cerebro y las enfermedades mentales se ven afectadas por la nutrición a través de varios mecanismos. Los nutrientes como los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, zinc, magnesio y una serie de fitonutrientes promueven la expresión del factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF) y, por lo tanto, influyen en la neuroplasticidad[14]. Además, la comida es un determinante modificable de la inflamación sistémica, que se ha descrito como una de las principales causas y consecuencias de la depresión según la hipótesis neuroinflamatoria de este trastorno[15]. Finalmente, el papel emergente de la flora intestinal (es decir, el microbioma) como un posible jugador clave en la regulación del estado de ánimo, la cognición y la ansiedad sugiere que solo estamos comenzando a descubrir el potencial de los alimentos como medicina[16]. La fibra dietética es un prebiótico y su consumo puede alterar la composición de la microbiota.

 

Post relacionado

Alimentos antidepresivos

[1] The neurophysiology and pathology of brain zinc. Sensi SL, Paoletti P, Koh JY, Aizenman E, Bush AI, Hershfinkel M J Neurosci. 2011 Nov 9; 31(45):16076-85.

[2] Longitudinal association of vitamin B-6, folate, and vitamin B-12 with depressive symptoms among older adults over time. Skarupski KA, Tangney C, Li H, Ouyang B, Evans DA, Morris MC Am J Clin Nutr. 2010 Aug; 92(2):330-5.

[3] Efficacy of vitamin C as an adjunct to fluoxetine therapy in pediatric major depressive disorder: a randomized, double-blind, placebo-controlled pilot study. Amr M, El-Mogy A, Shams T, Vieira K, Lakhan SE Nutr J. 2013 Mar 9; 12():31.

[4] Omega-3 fatty acids and depression: scientific evidence and biological mechanisms. Grosso G, Galvano F, Marventano S, Malaguarnera M, Bucolo C, Drago F, Caraci F Oxid Med Cell Longev. 2014; 2014():313570.

[5] Nutritional medicine as mainstream in psychiatry. Sarris J, Logan AC, Akbaraly TN, Amminger GP, Balanzá-Martínez V, Freeman MP, Hibbeln J, Matsuoka Y, Mischoulon D, Mizoue T, Nanri A, Nishi D, Ramsey D, Rucklidge JJ, Sanchez-Villegas A, Scholey A, Su KP, Jacka FN, International Society for Nutritional Psychiatry Research. Lancet Psychiatry. 2015 Mar; 2(3):271-4.

[6] Magic bullet thinking–why do we continue to perpetuate this fallacy? Rucklidge JJ, Johnstone J, Kaplan BJ Br J Psychiatry. 2013 Aug; 203(2):154.

[7] Association between dietary patterns and depressive symptoms over time: a 10-year follow-up study of the GAZEL cohort. Le Port A, Gueguen A, Kesse-Guyot E, Melchior M, Lemogne C, Nabi H, Goldberg M, Zins M, Czernichow S PLoS One. 2012; 7(12):e51593.

[8] Association of the Mediterranean dietary pattern with the incidence of depression: the Seguimiento Universidad de Navarra/University of Navarra follow-up (SUN) cohort.

Sánchez-Villegas A, Delgado-Rodríguez M, Alonso A, Schlatter J, Lahortiga F, Serra Majem L, Martínez-González MA Arch Gen Psychiatry. 2009 Oct; 66(10):1090-8.

[9] Dietary patterns and depressive symptoms among Japanese men and women. Nanri A, Kimura Y, Matsushita Y, Ohta M, Sato M, Mishima N, Sasaki S, Mizoue T Eur J Clin Nutr. 2010 Aug; 64(8):832-9.

[10] Is there any relationship between dietary patterns and depression and anxiety in Chinese adolescents? Weng TT, Hao JH, Qian QW, Cao H, Fu JL, Sun Y, Huang L, Tao FB Public Health Nutr. 2012 Apr; 15(4):673-82

[11] The impact of whole-of-diet interventions on depression and anxiety: a systematic review of randomised controlled trials. Opie RS, O’Neil A, Itsiopoulos C, Jacka FN Public Health Nutr. 2015 Aug; 18(11):2074-93.

[12] Coaching in healthy dietary practices in at-risk older adults: a case of indicated depression prevention. Stahl ST, Albert SM, Dew MA, Lockovich MH, Reynolds CF 3rd Am J Psychiatry. 2014 May; 171(5):499-505.

[13] A randomised, controlled trial of a dietary intervention for adults with major depression (the «SMILES» trial): study protocol.

O’Neil A, Berk M, Itsiopoulos C, Castle D, Opie R, Pizzinga J, Brazionis L, Hodge A, Mihalopoulos C, Chatterton ML, Dean OM, Jacka FN BMC Psychiatry. 2013 Apr 15; 13():114.

[14] Brain foods: the effects of nutrients on brain function. Gómez-Pinilla F Nat Rev Neurosci. 2008 Jul; 9(7):568-78

[15] Inflammation: depression fans the flames and feasts on the heat. Kiecolt-Glaser JK, Derry HM, Fagundes CP Am J Psychiatry. 2015 Nov 1; 172(11):1075-91.

[16] Mind-altering microorganisms: the impact of the gut microbiota on brain and behaviour. Cryan JF, Dinan TG Nat Rev Neurosci. 2012 Oct; 13(10):701-12.

 

View Comments (0)

Leave a Reply

Tu email no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir hacia arriba