Now Reading
La bioquímica de la adicción (parte 4 de 6)

La bioquímica de la adicción (parte 4 de 6)

 

SISTEMA DE RECOMPENSAS CEREBRALES

 

La dependencia física se crea en el sistema de recompensa del cerebro y funciona exactamente de la misma manera, ya sea que se trate de azúcar, nicotina, alcohol, medicamentos recetados o incluso varias acciones como comprar, asumir riesgos, apostar, trabajar, etc.

Los problemas generados por el azúcar quedan enmascarados por el placer que nos genera su consumo. Al consumir azúcar se estimula el área tegmental ventral y el núcleo accumbens de nuestro cerebro, es decir, los centros de recompensa que liberan la dopamina, el neurotransmisor que activa esa sensación de satisfacción.

Para entender cómo es realmente, debemos observar cómo se comunican entre sí las diferentes células del cerebro. Para explicar esto podemos compararlo con una llamada telefónica.

LAS DROGAS DAN FALSOS PEDIDOS A NUESTROS CEREBROS

 

Cuando hablamos por teléfono, nuestra habla se convierte en señales eléctricas que se transmiten por el aire y luego se vuelven a emitir esas señales en voz en el teléfono del destinatario. Cuando las células del cerebro hablan unas a otras, todo se trata de señales eléctricas, que se convierten en señales químicas, y luego vuelven a ser señales eléctricas en la terminación nerviosa de la siguiente célula. Esto sucede en lo que se llama el axón, es decir, el punto donde se encuentran los extremos de dos células. Es precisamente aquí donde las drogas tienen un efecto y pueden causar daño a las señales al interrumpir la comunicación entre las células y dar falsas señales a nuestro cerebro.

Post relacionados

 

View Comment (1)

Leave a Reply

Tu email no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir hacia arriba